IMO #1 | Tetas, Plata y Silicón

IMO #1 | Tetas, Plata y Silicón

Yo hablo mucha paja, es una de mis actividades favoritas y mi novia es la víctima más común de mis cadenas de radio y televisión.

Voy a empezar una serie aprovechando esa capacidad de gastar saliva sin tomar mucha agua. Se llamará IMO por el acrónimo anglosajón “In My Opinion”, frase que significa “en mi opinión”, los gringos la usan para aclarar que lo que dicen solo es una expresión subjetiva,  yo la usaré como nombre de mi serie.

Hoy andaba hablando con mi novia mientras íbamos de regreso de un intento fracasado de conseguir leche en polvo para los teteros del bebé. Andabamos echando cuento sobre  bebés bonitos y feos, yo andaba arrecho porque ella me dijo que quería un hijo bonito, de verdad me imaginaba a ella rechazando a un hijo mío por ser feo y me obstiné. Esas vainas se me pasan rápido porque hablando uno salta mucho de temas y pronto caímos en el terreno de las cirugías plásticas.

Ella creía que yo tenía una opinión extremista e intensa en contra de todo tipo de cirugías. Yo lo que le quería explicar era que estaba en contra de las cirugías que se hacen las personas para sentirse mejor con su cuerpo en vez de ir a terapia y aceptarse tal cual son.

Me imagino que les ha pasado, uno intenta decirle una vaina a su pareja y terminan entendiendo otra completamente distinta.

Luego de unos minutos perdidos para entendernos mejor, nos dimos cuenta que teníamos el mismo punto de vista. Llegamos a la conclusión medio conspiranoíca illuminati que la presión del colectivo de que las mujeres tienen que operarse para valer algo es apropósito. Imagínense por un momento lo lucrativo que es para las empresas que crean el pocote de medicinas y prótesis necesarias para operaciones cosméticas que en una sociedad entera el “éxito” sea ser un hombre adinerado con una mujer con el 90% de su cuerpo operado (y si es 60 años menor que tu mejor) o ser una mujer “perfecta” con un hombre “que la complazca como la princesa que es”.

De verdad estamos demasiado equivocados, en estos tiempos de crisis me da la impresión que la gente con plata se ha vuelto más soberbia y los humildes más desesperados por obtener ese dinero que los hace sentir superiores.

Soy pobre pero honrado.

¿Y quien nos dijo que la honradez tiene algo que ver con el bolsillo? ¿Vieron que estamos bien pelados? Después preguntan porque hay tantos memes de ranchos de 3 pisos con directv y jacuzzi.

Los hombres nos hemos visto reducidos a bancos, y las mujeres a trofeos de carne y biopolímeros. Lo ves en los medios, en las redes sociales, en el reaggueton y el trap que contaminan cada rincón de este país.

Estamos muy, muy equivocados. Lo más difícil es que aún uno siendo consciente de esa falacia, no es suficiente para no caer en ella, para no sentir esa presión de hacer rial o “ponerte buena” pa’ buscarte “un buen hombre”. Uno lucha día a día con eso, pero vale la pena. Tenemos que trascender.

Tenemos que superar esta terrible crisis humanitaria convirtiéndonos en mejores personas, sea dentro del país o como inmigrantes. Tenemos que darnos cuenta de lo verdaderamente importante de la vida, de esas cosas pequeñas que te hacen darte que cuenta que estamos equivocados.

¿Y vieron como soy? Se supone que el post iba de las cirugías plásticas y la autoestima y ya ando hablando sobre el país otra ves…

Acostúmbrense… puede que ese sea el ir y venir natural de esta serie loca que se me ocurrió para romper con las formalidades comunes de este blog y mostrarle un lado más jodedor y criticón de mí.

Vamos a ver qué tal le va a la serie, quisiera leerlos opinando sobre si creen que menores de edad se hagan las tetas esté bien o mal, o cualquier otra cosa loca que quieran comentar. Con tal… si me leyeron divagando tanto, tienen derecho a que yo los lea comentando cualquier cosa que les provoque.

Hasta pronto entonces.

The following two tabs change content below.
Músico, flautista, arreglista y escritor. Since 1995. Caracas, Venezuela

Latest posts by Miguel Vargas (see all)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.