ULOG #6 | En búsqueda de algo que comprar

ULOG #6 | En búsqueda de algo que comprar

No me gusta ir de compras. Recuerdo cuando era un niño, y la revolución no había llegado para arruinar el bolsillo de mis padres, que salíamos hacia el centro de la ciudad a comprar ropa. Los mercados populares eran nuestra parada común y yo terminé detestando esos lugares estrechos repleto de gente gritando rebajas.

Pasábamos toda una tarde caminando, comparando precios y comprando ropa que nunca estuve seguro que me gustara del todo (aún sigo sufriendo de ese problema). Mis cortas piernas de 8 años se cansaban rápido y hacían de la travesía algo insufrible. Al final de la tarde y después de unas 4 horas agotadoras, regresábamos a casa todos bien cansados.

El día de ayer me aventuré rememorando los tiempos de cuanto tenía 8. Esta vez no buscaba ropa, estaba buscando leche, pañales y otros artículos de higiene personal para el bebé.

Como dije un un anterior artículo, luego de la reconversión monetaria la mayoría de los negocios cerraron sus puertas. Al haber tanta confusión económica, nadie sabe a cuánto vender sus productos o servicios, casi todos  esperan que la cotización del dolar con respecto al bolívar se estabilice para saber qué van a hacer.

Ayer habían unos cuantos negocios abiertos, la mayoría con muy pocos productos en los estantes. Hubo uno en particular que captó mi atención. Un local grande y antiguo, hace 20 años era uno de los supermercados más importantes de la ciudad. Su estado actual no me sorprendió, pero me dolió bastante. Por eso decidí tomarle unas fotos y compartirlas con todos ustedes.

Últimamente he recibido muchas preguntas de muchas personas angustiadas por las medidas económicas que se anunciaron hace una semana. A esas personas preocupadas, les digo que no nos enfrentamos a nada nuevo, veremos la misma inflación, escasez e inseguridad de siempre, solo que con esteroides. Los economistas van a tener que inventar un nuevo término que esté por encima de “hiper-inflación” para definir lo que le sucederá a la economía venezolana.

Para aquellos que creen que el Petro solucionará nuestros problemas, les digo algo:

  1. El Petro no es una criptomoneda, esta centralizada, no tiene hoja de ruta, los recursos que recibiría de su ICO no estan claramente dirigidos a mejorar su infraestructura.
  2. El Petro no esta respaldado en barriles de petróleo, el “respaldo” que posee es un poso petrolero que aún no ha sido explotado y que el crudo que yace en el subsuelo es super pesado, eso quiere decir que extraerlo a merita de gastos operativos mayores pues se necesitaría usar disolventes y otra clase de químicos para su correcta extracción. A menos que absolutamente todos los acreedores se pongan de acuerdo para hacer una inversión extra para extraer el petróleo, no van a tener su barril en la mano.
  3. El Petro es un instrumento de deuda disfrazado. Gracias a los bloqueos económicos de USA y la UE, Venezuela no esta teniendo financiación extrangera, nadie quiere comprar bonos venezolanos y ser sancionado por ello. El gobierno, desesperado por financiación para mantener al ejercito que sustenta su poder, ha creado el Petro para obtener dinero fresco (y para lavar dinero de su narcotráfico si nos ponemos un poco más audaces con las afirmaciones…).

 

Soy de los que creen que la dimisión del actual gobierno es el camino. Desde mi punto de vista eso se puede lograr con dos cosas: generar una situación de ingovernabilidad, y ofrecer un salvoconducto a los actuales governantes (si, a mí también me da arrechera eso, pero lo veo necesario para que suelten el poder).

La primera acción a realizar se logra tras la protesta pacífica y organizada, los paros gremiales y la desovediencia civil. Sin embargo, con estas medidas económicas el gobierno esta cavando su propia tumba, ¡ellos mismos están generando ese estado de ingobernabilidad! El descontento social va en aumento y la poca fe que algunos tenían en el gobierno, ha desaparecido al ver las consecuencias que ha acarreado esta nueva reforma económica.

En estos momentos necesitamos mantenernos más unidos que nunca, como ciudadanos debemos organizarnos, apoyarnos en comunidad, reunirnos entre vecinos, hablar de nuestros problemas y preocupaciones. Lo que se viene es feo, más de lo que ya estabamos acostumbrados a ver, debemos estar preparados y organizados para transformar el descontento social en una protesta política organizada con una sola consigna: ¡Fuera Maduro!

Como diría Julio Coco, un personaje no muy agradable para algunos…

Lo bueno y lo malo vienen juntos, pero para que lo bueno venga tiene que haber organización ciudadana. 

 

 

The following two tabs change content below.
Músico, flautista, arreglista y escritor. Since 1995. Caracas, Venezuela

Latest posts by Miguel Vargas (see all)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.