Bocetos De Sueños Escritos | La Riqueza Relativa II

¿Se acuerdan que hace un tiempo realicé una publicación con respecto a la relatividad de la riqueza al rededor del mundo? No pensé que fuese un tema que extendería a más publicaciones, pero bueno, escribiendo y escribiendo me di cuenta que tengo mucho más que decir al respecto. En esta oportunidad, no me referiré a la riqueza y sus desequilibrios a nivel mundial, esta vez hablaré de la relatividad de la riqueza aquí mismo, en mi país: Venezuela.

La sociedad donde vivo esta sufriendo fuertes cambios producto de una crisis humanitaria y de casi 20 años de des-gobierno. La meritocracia que años antaño lideraba nuestro país ha desaparecido, las madres de ayer decían a sus hijos “debes estudiar e ir a la universidad para ser alguien en la vida”; hoy en día el sueldo de un profesional es mucho menor que lo que genera un comerciante informal o un especulador que comete arbitrajes en un mercado plagado de distorsiones.

Como dicen los gringos, “all is about money”. Nunca se trató de títulos y conocimiento, siempre  detrás del “ser alguien en la vida” hubo un “tener dinero en el bolsillo” detrás. Como el tener un título ya no es sinónimo de prosperidad asegurada, ahora las madres le dicen a sus hijos otro tipo de cosas. El “tener un contacto”, tener un buen cargo en el gobierno, ser militar o delincuente se ha convertido en la nueva meta a alcanzar para todos los jóvenes de hoy en día.

Eso ha ocasionado cambios en los estratos socio-económicos de nuestra Venezuela. La clase media como la conocíamos ha desaparecido casi por completo. Unos se han empobrecido, y los otros han huido emigrando a otros países. En su lugar, ha nacido una nueva clase de personas pudientes con la posibilidad de comer los fines de semana en restaurantes, viajar a la playa más cercana o ir a la montaña.

El hecho que ya el estudio y el conocimiento no sean los factores de éxito en un país, afecta enormemente su productividad y la calidad de bienes y servicios que se pueden encontrar en su mercado. Los jóvenes crecen en un ambiente donde las buenas costumbres, la moral y luces y, sobre todo, el respeto a la ley y las autoridades no reciben ninguna clase de reforzador; por el contrario, estas conductas son castigadas, pues las personas que quieren “jugar limpio”, compiten en terribles desventajas en comparación a aquellos que hacen de las triquiñuelas parte fundamental de su estrategia en los campos laborales. Así pues, aquellos que han crecido sin ver un mundo distinto a este que le ofrece la actual Venezuela, piensan que “estudiar es para pendejos”, que “hay que jugar vivo”, y diversidad de pensamientos que, a largo plazo, traerán como consecuencia un socavamiento absoluto de la ciudadanía, dando lugar a la plena barbarie, esa barbarie que nos recuerda tiempos feudales.

Teniendo estos elemento sociales en cuenta, lo económico también se ve distorsionado, el concepto de riqueza cambia y se convierte en un objeto abstracto con significado diferente según el ojo que lo vea. Pero de eso hablaré la próxima publicación. Hasta entonces, nos seguiremos leyendo.

The following two tabs change content below.
Músico, flautista, arreglista y escritor. Since 1995. Caracas, Venezuela

Latest posts by Miguel Vargas (see all)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.